Comparte en:

Abren archivo digitalizado de García Márquez

Redacción CUBO

Alrededor de 27 mil páginas e imágenes escaneadas del archivo personal del escritor colombiano Gabriel García Márquez ahora podrán ser consultadas en línea gratuitamente, luego de que el Centro Harry Ransom, de la Universidad de Texas, las digitalizara, informó The New York Times.

Fotografías, cuadernos, álbumes de recortes, guiones y artículos personales que nunca antes se habían visto —como una colección de sus pasaportes—, además de borradores y otros materiales relacionados con los principales libros del Nobel de Literatura, conforman el archivo en línea, que tan sólo es la mitad de la colección adquirida por esta Universidad.

De acuerdo con el diario, pese a la constante digitalización de archivos en distintos sitios, es inusual hacer disponible en línea tanto material de un escritor cuyo trabajo todavía está sujeto a derechos de autor.

“A menudo, los albaceas tienen una visión restrictiva de su propiedad intelectual, creyendo que el uso académico amenaza o disminuye los intereses comerciales.

“Agradecemos a la familia de Gabo por liberar su archivo y reconocer este trabajo como otra forma de servicio a sus lectores de todas partes”, dijo Steve Enniss, director del Centro Harry Ransom.

Algunos de los materiales no digitalizados son los 10 borradores de la novela inédita de García Márquez, En agosto nos vemos, de la que un capítulo fue compartido en el diario español La Vanguardia en 2014, poco después de la muerte del autor a los 87 años. Sin embargo, los familiares negaron a través de un correo electrónico tener planes de publicarla.

Por el contrario, se puede consultar un borrador de 32 páginas de lo que iba a ser el segundo volumen de las memorias de García Márquez, que cubriría los años posteriores a su mudanza a París y luego a Ciudad de México, donde escribió Cien años de soledady vivió hasta su fallecimiento.

El Centro Ransom compró el archivo por 2.2 millones de dólares en 2014, lo que en su momento fue mal visto al tratarse de los restos literarios de quien fuera un crítico feroz del imperialismo estadounidense.

"Cuando la colección llegó, estaba en 40 cajas de archivo, había muchos escritos de 10 de sus libros y también un libro no publicado, más de 2 mil piezas de correspondencia, cartas que le escribió gente notable y muchas cartas de admiradores.

"Habían más de 40 álbumes de fotos en la colección y más de 20 libros de recortes. También tenemos cinco de sus computadoras y dos de sus máquinas de escribir", detalló Daniela Lozano, archivista del Centro Harry Ramson, en un video publicado por la institución.

Mediante el análisis de su archivo, se han podido confirmar o negar algunas ideas en torno al escritor, quien afirmaba no hacer caso a las reseñas, aunque en esta digitalización figura una serie de álbumes de recortes en los que se compilan cuidadosamente las reseñas de su trabajo en varios idiomas diferentes.

También, contra lo que declarara alguna vez acerca de que Cien años de soledad fue escrita en 18 meses ininterrumpidos, la correspondencia disponible en el archivo muestra que regularmente le enviaba secciones del texto a diversos amigos y críticos literarios, y que publicó alrededor de un tercio de los capítulos en periódicos de todo el mundo antes de que saliera el libro entero.

"Yo creo que García Márquez estaría muy complacido de revisar el estante y ver que su propio archivo reside junto a documentos de James Joyce o William Faulker, o el gran escritor Borges.

"Es difícil predecir la maravilla, el sentido del descubrimiento y las ideas que vendrán de este archivo, pero claramente es la fuente primaria para estudiar la vida y obra de García Márquez y aquí no sólo es resguardado, sino que es provisto de expresión y vida", añadió Enniss.