Comparte en:

Gran año para la selección nacional

Redacción CUBO

El Tricolor logró ganar en su gira europea y con ello dio cerrojo a la actividad de 2017, en donde, sin tanto contratiempo, venció 0-1 a Polonia, la número seis del actual Ranking FIFA, en busca de tener la mejor preparación para el Mundial de Rusia 2018.

Un solitario gol de Raúl Jiménez pudo reinar frente a la gélida Gdansk y contra las Águilas Blancas, que resultaron ser un rival más débil en comparación con Bélgica.
Con victoria se despide la Selección Nacional Mexicana y desde esta ciudad poco extrañaron las ausencias de Hernández, Álvarez, Gío y Herrera, ya que Raúl se encargó de ser la diferencia.

El Tricolor no dio su mejor exhibición, pero aún así cerró el año con victoria. Lo mero bueno vendrá en 2018.

ELJUEGO
Salvo el gélido clima que oscilaba los tres grados Celsius y una sensación térmica por debajo de los ceros grados, México tuvo un primer tiempo sin contratiempos debido a que los polacos no anduvieron finos a la hora de disparar fuera del área, única arma empleada para vacunar a Chuy. Corona y los verdes.

El técnico Adam Nawalka no le dio variantes para mover las redes y la defensa mexicana lo agradeció a la hora de ir al entretiempo.

No obstante, a México no le importó la falta de contundencia y disparos del rival.
Con seis cambios en relación a la alineación titular en Bruselas, Osorio se guardaba a Lozano y Oribe, y usaba a hombres clave como en el caso de Moreno, Guardado y Raúl para cargar con el equipo.

Línea de cinco en el fondo con tres centrales y dos salidas; dos contenciones, par de volantes abiertos y una sola punta en la figura de Raúl es como México se presentaba en la Arena Gdansk. Los primeros minutos eran de reconocimiento entre uno y otro. El frío parecía que los enmudecía y tardaron para entrar en calor.

Sin embargo, el Tricolor puso la puntilla apenas rebasados los diez minutos. El delantero del Benfica confirmó el por qué arrancó como el único delantero, ya que tomó desprevenida a la defensa y movió las redes de las Águilas.

Tras el gol, el duelo volvió a caer en un bache. El nivel y peligro bajaron en intensidad. Ni uno ni otro se hacían daño o proponían. La pelota no salía de la zona del mediocampo y cuando Polonia intentó hacer algo mandó sus tiros por las nubes. La contención mexicana hacía un buen papel en la representación de Jona y Reyes. Mientras que contadas fueron las salidas de Aquino y Guardado.

Regresados al complemento, inmediatamente el timonel Juan Carlos Osorio realizó cuatro modificaciones de un "porrazo".
Ingresó a César Montes, Oribe Peralta, Néstor Araujo e Hirving Lozano, pera instantes después Carlos Vela fue otra de las modificaciones para que el sistema de juego cambiara con un 4-3-3. Lozano y Vela fueron por las bandas y Oribe quedaba al frente.

Así, México tenía más la pelota y tres cuartos de cancha. Los polacos esperaban en su área y seguían en el intento de anotar fuera del área.

El Tricolor ya tenía más creatividad, salida y envíos por medio de Lozano y Vela.

Jona y Guardado se la rifaban en el mediocampo, eran los motores, pero el tiempo del menor de los Dos Santos llegaría a su fin con el ingreso y debut del juvenil, Ornar Govea, quien ocupó la misma posición que del jugador del Galaxy.

La recta final trajo consigo un intento de disparo de Oribe, que se fue desviado, pues el frío ya era incesante y posiblemente factor para un nuevo gol de los de Osorio. Los polacos lo aprovecharon y cerraron todo los 90 minutos. Encontraron par de pelotas paradas con corner y tiro libre, pero ni con sus mejores jugadores de altura pudieron batir a Chuy y su muralla de defensores. El final se decretó y México cerró el año con victoria (Con información de Esto).

Artículos relacionados