Comparte en:

Técnicos: supersticiosos, autoritarios, leales, aventureros...

Redacción CUBO

La Consultora D''Alessio IROL publicó hace un par de años que 70% de los argentinos tenía creencias con poco sustento científico; al menos cuatro de cada 10 personas encuestadas revisaban su horoscopo antes de salir de casa para tener una guía de su día laboral, también, 30% recurrió a lecturas de tarot, lectura de mano y consultaba libros sobre predicciones. 

Antonio Mohamed pertenece a ese universo, la carga de su nacionalidad es más fuerte que la personalidad que indica que los nacidos bajo el signo zodiacal de Aries son pragmáticos, científicos, nada religiosos ni devotos. En sus inicios como técnico fumaba un habano durante los partidos, sobre todo en Huracán y Colón, era un catalizador que lo relajaba, aunque la prohibición le ocasionó sanciones, llegó a esconderse detrás de las bancas para cumplir con su rito. 
El Turco cambió el habano por el rosario de Faryd, su hijo que falleció en un accidente automovilístico durante el mundial de Alemania 2006. Desde ese año, cuando dirigía a Huracán, comenzo con el rito de colocar en la banca de suplentes, junto a su asiento, el rosario que portaba su hijo, porque dice: "Quería que estuviera en el fútbol". 
EN MENOS de un segundo, el buscador Google arroja 24,100 resultados con el enunciado "Ricardo Ferretti enojado". 
Entre gritos, insultos, señas obscenas y furia, el técnico de Tigres reclama a jugadores, rivales, ciudadanos, reporteros y hasta un oficial de la policía del estado de Veracruz. 
OCC Mundial, una agencia de colocación de personal, indica que 45% de los trabajadores en México sufre algún tipo de violencia. En términos del análisis de personal, Ricardo Ferretti sería un jefe autocrático, quien da una orden y hace que se cumpla, sin importarle los medios, espera que las cosas se realicen cómo y cuando el lo exige. Es un jefe que solo busca cumplir resultados. 
El video donde Tuca Ferretti regaña a sus jugadores durante una pretemporada llega a 3 millones de visitas en YouTube, donde en apenas un par de minutos los rostros de Emmanuel Villa, Gerardo Lugo, Damián Alvarez se descomponen, bajan la mirada y no pueden contestar ante la furia del entrenador. 
Según la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales, un tercio de jugadores en el mundo sufre algún tipo de violencia, aunque los casos difícilmente son atendidos, porque los futbolistas prefieren guardar silencio. 
CUAUTEPEC DE Hinojosa es un municipio en Hidalgo que se dedica a la agricultura; la siembra de maíz, cebada, frijol y trigo son sus principales insumos. 
La crianza de ganado y un naciente corredor industrial han impulsado la economía de la región en los últimos años, y según cifras del Consejo de Evaluación de la Política de Desarrollo Social es una localidad con índice de marginación medio, donde la mitad de la población no tiene pobreza y el ingreso per cápita asciende a 44,705 pesos anuales. 
Miguel Herrera dejó, junto con su familia, Cuautepec cuando tenía dos años. 
En ese momento, sus padres se separaron y su madre se mudo a la Ciudad de México. El destino de los hombres en el municipio hidalguense es el campo, el ganado, pero el éxodo le permitió a Miguel descubrir a los cinco años que el fútbol era su pasión, y la profesión que le ha dejado al menos 176 millones de pesos en los últimos tres años, por sus ingresos en selección nacional, Tijuana y América. 
Es decir, el técnico de América ha recibido casi 4,000 veces más que el ingreso promedio de su lugar de origen. 
"Mi mamá nos sacó adelante a mí y a mis hermanas", expresó Miguel en una entrevista para Marca. 
UN INFORME de Great Place to Work indica que tener empleados leales en una época de crisis puede significar la diferencia entre sobrevivir o no. Las empresas que tienen a trabajadores que crean mayor antigüedad llegan a crecer hasta cinco veces más que las compañías con rotación constante de personal. 
Monarcas comprobó la fórmula de la fidelidad laboral con Roberto Hernández Ayala, el técnico que salvó al equipo del descenso el torneo pasado y que lo colocó en la Liguilla por segundo torneo. 
El entrenador michoacano lleva un tercio de sus 50 años ligado a Monarcas, como jugadory ahora como entrenador. 
Aunque ha sido un proceso largo, que lo ha llevado por los puestos de auxiliar técnico, entrenador de equipos juvenil es, director técnico de la filial en Liga de Ascenso y hasta directivo. Sin embargo, en el momento de crisis, cuando el equipo era el principal candidato para descender y varios técnicos rechazaron el cargo, tomó el reto. 
En lenguaje del management, su ascenso como entrenador del primer equipo es un salario emocional, una recompensa para crear un vínculo estrecho entre el trabajador y la empresa, pero el fútbol significaba el rescate de una franquicia. 

HERNÁN CRISTANTE llevó su carácter colectivo a una faceta que descubrió en México, el movimiento de Motorcycle Club. A bordo de una Harley-Davidson, recorrió las carreteras de nuestro país una vez que el retiro como portero le abrió nuevas oportunidades. 

El portero que tiene el récord de imbatibilidad en el fútbol mexicano, con 772 minutos sin recibir gol con la camiseta del Toluca, mantiene el espíritu colectivo que lo llevó a esa marca ahora como parte de un grupo de amigos que comparten el gusto por las motocicletas y donde algunos de los valores que destacan son el compañerismo. 
Según los códigos del movimiento biker, nunca se abandona a un compañero de ruta, buscan la repartición de actividades y jerarquías para tener una mejor experiencia en la carretera. 
Cristante mantuvo ese rol de líder integrador que ostentaba en Toluca con su grupo de compañeros de motocicleta y donde ninguno tiene actividades relacionadas con el fútbol. El actual entrenador de los Diablos se caracterizó por romper con el molde del futbolista profesional extravagante, mediático, mientras era profesional aprendió a ejecutar el saxofón y uno de sus hábitos era leer, sobre todo temas de historia, religión y ciencia. 
EL CARÁCTER andalus es de fuertes tradiciones familiares, pues son abiertos, hospitalarios, orgullosos de su cultura, artistas y creativos. Según el tercer Informe de Young Business Talents, los jóvenes andaluces se encuentran entre los que más claro tienen su vocación profesional, ya que I 70% sabe qué carrera elegir para estudiar. 
Ésa es la herencia cultural de Francisco Jémez Martín, el técnico de Cruz Azul, quien a pesar de haber nacido en Las Palmas, Gran Canaria, creció bajo la cultural andaluza, con gran influencia del flamenco, ya que su padre fue un cantaor llamado Lucas de Écija. 
A pesar de que la tradición familiar tiene gran influencia en la cultura andaluza y que la gran parte de su ascendencia se dedica al ámbito cultural, Paco Jémez se declinó por el fútbol. 
Las convicciones son un rasgo no sólo del entrenador, que defiende un estilo de posesión de balón, aunque le haya costado ser despedido de sus últimos trabajos, como en Rayo Vallecano, con el que descendió, y Granada, con el que no pudo ganar luego de seis encuentros. 
La Universidad de Granada identifica como rasgos inherentes a la cultura andaluza el sentido creativo y arriesgado, esa faceta aún la conserva Jémez. 
LOS URUGUAYOS invaden el mundo a través del fútbol, lo hacen como futbolistas donde cada año una centena de jugadores sale de su país para jugar en otras ligas, aunque últimamente también son los entrenadores quienes se abren paso en diferentes regiones. Tan sólo este año hay al menos 174 directores técnicos repartidos en 33 países del mundo. Gustavo Díaz es uno de ellos, dirige a León desde hace siete partidos, y los ha llevado a la Liguilla. 
Una vocación aventurera y emprendedora es uno de los rasgos por lo que los uruguayos, no sólo en el fútbol, salen de su país. Existen al menos 600,000 ciudadanos que nacieron en Uruguay, pero que viven en otra parte del mundo, lo que equivale a 20% de la población total del país sudamericano, que asciende a 3.5 millones de personas. 
En Letonia sólo hay un uruguayo y se dedica al fútbol. Asimismo, Gustavo ha dirigido en Paraguay, Bolivia, Ecuador y México, su tiempo de residencia en los lugares de trabajo desde que se convirtió en entrenador de fútbol es de apenas un año y dos meses. 
El fútbol uruguayo se encuentra entre los menos pagados del continente, apenas superior a Bolivia y Venezuela. La necesidad los hace ser nómadas. 
MICHOACÁN ES el cuarto estado del país que más profesores de primaria tiene en la República Mexicana. Entidades con mayor población como el Estado de México y la Ciudad de México sólo lo superan. 
"Era de fácil acceso y me permitía ayudarle a mi madre con los gastos de la casa, mientras empezaba mi camino en el fútbol", explicó hace unos años José Guadalupe Cruz, entrenador de Atlas. 
El Profe, como también conocen al entrenador, es uno de los pocos futbolistas y directores técnicos que también completaron una formación académica. Después de la educación básica, primaria y secundaria, la carrera de maestro normalista era la predilecta en regiones como Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán. 
Originario de Huetamo, Michoacán, José Guadalupe Cruz tenía como destino el campo, ayudar en la parcela de la familia que integraban sus padres y 13 hermanos. La única oportunidad de tener un camino profesional en la región era convertirse en maestro. 
Impartió clases en la escuela Cástulo Ramírez Lugo, en Iztapalapa, y los fines de semana integraba un equipo con compañeros de profesión. De ahí surgió la oportunidad de emigrar al fútbol (Con información de El Economista).

Artículos relacionados