Comparte en:

Rayados vs Tigres: final de 400 mdp

Redacción CUBO

La inédita final entre Tigres y Monterrey, sumado al poder adquisitivo de los habitantes de la ciudad y la alianza entre Televisa y TV Azteca para las transmisiones de ambos partidos, convertirán a la serie en la segunda final que más volumen de negocio generará en el futbol mexicano, con un monto que llega a los 400.1 millones de pesos, superando la del torneo pasado (Tigres y Chivas que generó 348 millones) y sólo detrás de la edición entre los mismo felinos y América (448 millones del torneo Apertura 2016) de acuerdo con el Informe Económico de la Final del Futbol Mexicano que realiza semestralmente El Economista .

La final entre Monterrey y Tigres será el tercer evento deportivo donde ambas televisoras compartirán la señal, a pesar de que por la adquisición de los derechos de transmisión podría alguna de las dos empresas llevarla a las pantallas de forma exclusiva. Después de que TV Azteca cediera la pelea entre Saúl Canelo Álvarez y Julio César Chávez Jr, así como Televisa le regresó el gesto para el partido de ida de la final entre Tigres y Chivas, la unión entre ambas empresas les permite abarcar mayor número de televidentes.

La publicidad en las transmisiones de los partidos y la que se observará alrededor de la cancha, en forma de tapates, aportan 52.7% del total del negocio de la final del Apertura 2017. Así, la suma por los ingresos de taquilla de ambos juegos (69.5 millones de pesos), la venta de cerveza en los estadios BBVA Bancomer y Universitario (14.4 millones), la publicidad (211.2 millones), la derrama económica por el consumo de los aficionados en bares y restaurantes en ambos partidos (75 millones), así como el bono a los equipos por llegar a la disputa por el título (15 millones para cada club), colocan a la final entre Rayados y Tigres como la más valiosa en una sede que no sea la Ciudad de México.

La televisión busca más audiencia

La pelea entre Canelo y Chávez Jr, sumó entre ambas televisoras 35.1 puntos de rating. Según datos de HR Media, tan sólo en el Valle de México, más de 5.9 millones de personas observaron el combate a través de la señal de Televisa y TV Azteca.

El partido de ida de la final entre Tigres y Chivas llegó hasta 5.5 millones de personas, en la suma de ambas señales, y las semifinales del Apertura 2017, donde Televisa transmitió tres partidos y TV Azteca uno, el promedio de audiencia por partido fue de 4.8 millones de personas en las tres zonas metropolitanas más importante del país, el Valle de México, Guadalajara y Monterrey.

La alianza entre las televisoras pretende llegar a más audiencia, ya que tanto Rayados como Tigres promediaron 1.4 millones de televidentes por partido durante el torneo pasado, registró HR Media.

Mientras dentro de los estadios se viva una fiesta que deje una gran derrama económica en conceptos de taquilla y ventas de cerveza, fuera de ella, sin ningún balón de por medio, los patrocinadores de los dos finalistas y distintas empresas que invierten su dinero para aparecer en la televisión, o bien, en la rotativa de los estadios, que también se alcanza a colar en las transmisiones, pueden sentirse ganadores por la exposición que tendrán sus marcas en uno de los espectáculos con más rating en el año.

Para esta final cabe destacar que a pesar de que Televisa tiene los derechos de ambos clubes finalistas, por primera ocasión ambas compartirá la señal con TV Azteca en la transmisión de ambos partidos de la final por el trofeo.

Sólo este rubro implica que se muevan 211.2 millones de pesos entre los dos partidos, con inversiones de las marcas que quieran aparecer por 20 segundos en un spot en TV, por un costo de hasta 377,142 pesos, en el caso de Televisa, mientras que en Azteca 33% menos.

Si como marca se busca la opción de mantenerse a la vista durante todo el compromiso, la inversión es de 1 millón de pesos para tener exposición en un tapete sobre el césped. Vale la pena destacar que existen 12 tapetes en cada partido, situación que suma 24 millones entre los dos compromisos de la serie.

Además, se deben de tomar en cuenta los 600,000 pesos que cuesta aparecer un minuto en la rotativa de los estadios, misma que se percibe en la televisión y que multiplicada por los 180 minutos de partido deja una derrama de 108 millones de pesos.

De acuerdo a un conteo realizado por El Economista en la fase de semifinales, para la serie que protagonizarán Monterrey y Tigres se esperan un total de 258 comerciales tomando en cuenta las señales de las dos televisoras (ajenos a los productos propios de las televisoras que se difunden en ese lapso) durante la proyección de la final.

En estas ventas de publicidad se tomaron en cuenta anuncios virtuales durante la transmisión de los juegos y comerciales desde el inicio hasta la despedida del espacio designado para el partido. Mientras que en el duelo de ida se contabilizaron 78, para la vuelta fueron 51.

Mientras Televisa en total se embolsará 48.6 millones de pesos gracias a las marcas que aparecerán durante los poco más de 180 minutos de transmisión, TV Azteca alcanzará la cifra de 32.6 millones.

Hussein Forzán, Creative Mánager de la Agencia Publimarketing, reveló a este diario que en caso de que la final se tenga que definir en tiempo extra o que llegue a los penales, la televisora encargada de la transmisión del partido (en este caso Televisa) seguirá dando salida a todas las marcas que pagaron previamente por anunciarse en el tiempo regular, eso sí, apenas concluya el compromiso, Televisa les estará mandando la factura por el extra.

A pesar de que las empresas que respaldan a los finalistas pagaron por adelantado su patrocinio, Forzán reveló que por concepto de bono por ir avanzando en la Liguilla, hasta llegar a la serie por el trofeo, se calcula que cada conjunto reciba 15 millones de pesos, debido a que estimulan la venta de camisetas y al consumo dentro de los estadios.

Los abonos y economía de la ciudad aseguran estadios llenos

Rayados y Tigres tiene como residencia Monterrey, la ciudad más poblada del Noreste de México con 1.4 millones de habitantes, pero sumado a la zona metropolitana la región llega a 4.1 millones de personas y es la tercera más poblada del país. Nuevo León, estado al que pertenece la ciudad que albergará la final, tiene un Índice de Desarrollo Humano Alto, con ingresos trimestrales de 88,000 pesos, casi el doble de la media nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.

Rayados fue el equipo que más aficionados convocó a su estadio en la fase regular del torneo (431,998 personas), con un porcentaje de ocupación del mismo de 93.4% de la capacidad total. En tanto, Tigres registró el mayor porcentaje de asistencia de toda la Liga, con 98.6%, y aunque los equipos se caracterizan por tener estadios llenos y son los que más abonos anuales vende, en ambos casos, sus aficionados tuvieron que desembolsar 644 pesos y 871 pesos, respectivamente, más para asistir a la serie final por el campeonato.

Tigres, que ha sido finalista en los últimos tres torneos, incrementó en 33% el precios de la final ante Rayados, respecto de los juegos de semifinales ante América y León; sin embargo, el costo promedio por entrada para la final ante Monterrey es más barata en 117 pesos, respecto de la final ante América, de hace un año.

Los aficionados de ambos equipos no tienen derecho a boletos de Liguilla a pesar de adquirir el abono por toda la temporada y por la serie de dos encuentros la derrama económica en taquilla alcanza 36.5 millones en el estadio Universitario y 33 millones de pesos en el estadio de Rayados.

En tanto, datos obtenidos por El Economista indican que en los encuentros de ida y vuelta de la final se consumirán más de 167,000 vasos de cerveza, que dejarán ingresos por 14.4 millones de pesos, ya que el costo de la bebida oscila entre los 80 pesos (estadio BBVA Bancomer) y 90 pesos (estadio Universitario).

Ingresos en restaurantes incrementará 30 por ciento. Después de nueve torneos, nuevamente una ciudad recibirá todos los beneficios de la derrama económica en bares y restaurantes, por lo que los aficionados dejarán ingresos por 75 millones de pesos por ambos juegos en Monterrey.

"Estas cifras son aproximadamente 30% por encima de lo que normalmente se vende en un día donde no hay partido", señala César Villarreal Treviño, presidente de la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados, delegación Nuevo León.

Desde la final entre América y Cruz Azul, en el Clausura 2013, las finales habían tenido dos ciudades como sede; pero ahora, Monterrey se llevará toda la atención mediática de la final del futbol mexicano.

El presidente del organismo explica que la final entre Monterrey y Tigres, al ser un evento inédito, será el evento deportivo más importante para la industria de los alimentos, y que la proyección de consumo sólo está detrás de la derrama que genera el Día de la Madres y el Día de San Valentín.

"Las expectativas que tenemos de derrama económica son en referencia a que la señal sea restringida. Alrededor de 3,000 establecimientos pasan el partido de futbol", indicó César Villarreal, quien calcula un tiempo estimado de tres horas permanencia en los establecimientos en cada uno de los días de partido (Con información de El Economista).

Artículos relacionados