Comparte en:

Kevin Spacey, un gran actor caído

Redacción CUBO

Kevin Spacey, un gran actor caído Ahora resulta que todo el ambiente hollywoodense sabía de las conductas de Weinstein, pero tuvieron buen cuidado de quedarse callados. El señor tenia poder, y mucho. 

No es nada nuevo lo que se habla del patio trasero del mundo del entretenimiento, no sólo de Estados Unidos, hay que decirlo. Desde los inicios del cine, en su época silente, los favores sexuales eran un peaje que, en muchos casos, había que pagar para transitar por la pedregosa carretera hacia el estrellato. Cuantos jóvenes, hombres y mujeres, por mucho talento y belleza que tuvieran, fueron víctimas de acoso, abuso y engaño para cumplir los sueños que tristemente, casi siempre, quedaban sólo en eso, sueños. 
Entre las cloacas que se están abriendo, salió el nombre de Kevin Spacey, un actor excepcional, y eso hay que reconocerlo. Su aire seductor, lánguido y displicente, como de que nada ni nadie le importa, alimentado por una mirada lasciva y astu ta y un sensual tono de voz, en combinación perfecta con su enorme talento, le han brindado eficientes herramientas para interpretar personajes muy complejos. Ha ganado dos premios Oscar que, aunque desprestigiado, en su caso han sido más que merecidos por sus trabajos en American Beauty y Sospechosos comunes. Con una larga lista de reconocimientos, también recibió el Globo de Oro por su interpre- ; tación del maquiavélico Frank Underwood en House of Ccircls, y las nominaciones a otros premios se cuentan por decenas en su carrera que, a raíz de todo lo que se ha destapado, podría estar herida de muerte, , Spacey ha sido acusado de acoso sexual a hombres maduros y, más grave ¡ - ,r aún, menores de edad, Tras las declaraciones de Anthony Rapp, treinta años después, de que fue atacado por el actor a los 14, se han oído las voees de más víctimas, Spacey ha cometido varios errores desde esa revelación de Rapp. Sobre todo, declarar que lo lamentaba, "que no lo recordaba" y de paso, y para distraer la atención, admitir que "aunque me he relacionado con hombres y mujeres, he decidido vivir como un hombre gay". Momentáneamente, esa fue la nota, pero, además de que trivial izó su reprobable conducía, me parece irrelevante y muy sabido. Ya no pudo cerrar la caja de Pandora que abrió Anthony Rapp. 
F.l hecho es que Kevin Spacey está gravemente enfermo, es un depredador inteligente que sabía de su tendencia a seducir jovencitos y no buscó ayuda ni trató de detenerse a tiempo. Tiene una biografía azarosa, pues su padre era un nazi feroz, perturbado admirador de Hitler, quien abusó del actor y su hermano durante años, pero esto no lo justifica. Necesita atención médica. 
Lamentablemente, ya no podremos ver con los mismos'' ojos una película de Kevin Spacey (Con información de Excélsior). 

Artículos relacionados