Comparte en:

Quería morir en paz Juan Gabriel

Redacción CUBO

Tal parece que Juan Gabriel presentía su muerte, ocurrida el 28 de agosto del año pasado, pues buscó reconciliarse en sus últimas semanas con quienes había tenido un problema. 

Ya en su funeral en Los Ángeles, su hijo y heredero universal, Iván Aguilera, sostuvo una discusión con un grupo de personas que le reclamaron la decisión de cremar el cuerpo del cantautor. 
¿Algo más? En 2014, cuando fue interríado en Las Vegas a causa de una neumonía, estuvo apunto de morir en el hospital. 
Esto, juntp con varias cosas basadas en testimonios de personas cercanas a él, forman parte del libro Adiós eterno. Los últimos días del Divo —editado por Penguin Random House—, que sale a la venta el 5 de diciembre en la Ciudad de México y luego en el resto del país. 
Integrado por 20 capítulos, fue escrito por Juan Manuel Navarro, corresponsal de EL UNIVERSAL y el español Javier León Herrera, autor de Luis Mi Rey. 
"Es un poco hablar de los últimos días de su vida, lo que hizo en las últimas dos semanas, básicamente en la última; se hizo una investigación por varios meses entrevistando a 15 personas en torno a él y hablamos de qué comió, dónde estuvo, qué platicó, sus inquietudes. 
"Nos planteamos si, de alguna manera, presentía su muerte porque estaba en un proceso de hacer las paces con quien se peleó y hay diferentes pláticas donde se mostraba como una persona queriendo rehacer su vida. Sequeríallevar mejor con las personas con las que tenía un problema", dice Juan Manuel Navarro. 
El periodista fue el primero en llegar a la casa de Santa Mónica donde murió Juangá y siguió la cobertura que se dio en los siguientes días. También fue quien dio la primicia de su hospitalización en San Diego, en 2014. 
"Ahí estuvo a punto de no librarla, hablamos con gente de cómo fue su proceso de otra vez aantar y cómo recae. 
"El libro nace a raíz de que actualmente hay inquietud por parte de medios de comunicáción, de los fans, qué realmente pasó con la muerte de Juan Gabriel". 
El 99% de los entrevistados, dice, cuentan con nombre y apellido, a excepción de una que pidió anonimato, pero cuya versión fue comprobada con las otras fuentes que no se conocen entre sí. 
"Hablamos con el forense y nos cuenta por qué la decisión de cremarlo tan rápido; hay un confidente que vamos a meter en el anonimato; es una persona que dice qué pasó, quién habló, con quién discutió Iván (hijo de Juanga) en el funeral, donde le reclamaron, lo confrontaron por la decisión de cremar a su padre y todo lo ocurrido en Los Ángeles" (Con información de El Universal).

Artículos relacionados