Comparte en:

El gen que puede detener el envejecimiento cerebral

Redacción CUBO

Envejecer favorablemente, y con lentitud, suena bien. Pero una nueva investigación revela que las células cerebrales experimentan un aumento repentino y serio del envejecimiento en la mediana edad. Y los científicos podrían saber por qué: un gen llamado interleucina-33 (IL33), del que ya se sospechaba que era crucial para el proceso de envejecimiento, podría ser la clave. El estudio, hecho en ratones, plantea especulaciones sobre la reversión de los efectos del envejecimiento, incluso temporalmente, al dirigirse a ese gen subyacente.

El envejecimiento que ocurre en el cerebro no es el mismo que el envejecimiento en otras partes del cuerpo. En el cerebro, el envejecimiento no es una cuestión de fuerza reducida, sino que está ligado a los genes que están "activados" y "desactivados", informó Live Science. El nuevo estudio, publicado en Translational Psychiatry, estudió los cerebros de ratones con y sin IL33 en su ADN para observar sus efectos en el envejecimiento del cerebro de los roedores.

Trabajos previos han iluminado el camino hacia IL33. Investigaciones anteriores sugieren que el gen puede estar involucrado en el envejecimiento de las células del cerebro porque se expresa en la mayoría de las células cerebrales que envejecen. Además, la investigación demostró que las inyecciones de IL33 tienen la capacidad de reducir la placa cerebral en los roedores, un importante precursor de la enfermedad de Alzheimer. Pero hasta ahora, exactamente cómo esta expresión génica logró estas hazañas seguía sin estar clara.

El nuevo estudio descubrió que los ratones experimentan un aumento repentino en la muerte de las células cerebrales durante su mediana edad, entre 60 y 80 semanas de edad, lo que equivale a alrededor de 40 años en la vida humana. Alrededor de esta edad, los ratones también experimentan una mayor expresión del gen IL33.

Para comprender mejor el IL33 y qué papel desempeña el gen en el envejecimiento de las células cerebrales, el equipo, de universidades de Texas y Brasil, criaron ratones sin este gen y los compararon con ratones con el gen intacto en su ADN. A medida que los ratones alcanzaron la edad madura, los ratones con IL33 respondieron como se esperaba, con una expresión repentina de IL33 en sus células cerebrales. Como resultado, estos ratones hicieron reparaciones a sus neuronas y sus cerebros se mantuvieron saludables. Los ratones sin IL33, sin embargo, nunca se recuperaron de su repentino aumento en el envejecimiento celular a mediana edad. Como resultado, eventualmente desarrollaron demencia a una edad equivalente a alrededor de 68 para los humanos.

Estos hallazgos finalmente unen investigaciones pasadas sobre el papel de IL33 en el envejecimiento cerebral. Aunque la relevancia de este nuevo trabajo para los humanos no está clara, este camino de investigación podría ofrecer una idea de cómo el gen podría usarse en el futuro para ayudar a mejorar la capacidad del propio cerebro para combatir el envejecimiento.

Con base en estos hallazgos, el equipo espera continuar la investigación. Ellos teorizan que encontrar una forma de mejorar el suministro de este importante gen del cuerpo podría ayudar a ofrecer aún más protección a las células cerebrales y puede ser un método efectivo de prevención de enfermedades.
(Con información de Newsweek)

Artículos relacionados