Comparte en:

Arrecian cristalazos en la CdMx ¿Ya te tocó?

Redacción CUBO 

Las filas de automovilistas en un negocio de cristales refleja el incremento de un delito que no ha podido ser contenido en la Ciudad.

Cifras de la Procuraduría capitalina indican que, entre enero y septiembre del año pasado, se denunciaron 834 cristalazos.

En el mismo periodo de este año, los casos denunciados ya suman mil 493, lo que representa un aumento de 79 por ciento.

La tendencia registra un alza en el último trimestre: en julio se denunciaron 168, para agosto fueron 249, y en septiembre, 231.

Los fines de semana, sobre todo los de quincena, esta situación se refleja en negocios de colocación de cristales para autos.

Mientras que entre semana un negocio ubicado en la Colonia Piedad Narvarte atiende a unos 5 automovilistas con los cristales dañados producto de un ilícito, en fin de semana, en promedio, recibe entre 75 y 100 casos, de acuerdo con los encargados del lugar.

Al local llegan propietarios de todo tipo de autos, los cuales fueron robados al estar estacionados o asaltados.

"En quincena es cuando luego estamos a tope; nos aventamos 10, 15 por cada uno (de los reparadores), o sea, más de 70. Se sabe luego luego (que es un atraco) porque cuando vienen de carretera o algo que se les estrelló el vidrio generalmente son los traseros o el parabrisas, casi nunca se rompen los laterales a menos que sea por robo", comentó un trabajador del negocio.

Higinio García, doctor titular del Hospital ABC, fue atacado camino a su trabajo el 31 de Octubre, en la Avenida Observatorio, en Álvaro Obregón.

"Una camioneta se puso enfrente, que es una calle muy pequeña, en esas callecitas que están por el panteón más o menos, se me puso enfrente para obstruir. Yo no pensé que se tratara de una coartada ni nada.

"De repente sentí el golpe en el vidrio, fueron dos, me estrellaron el vidrio, me pidieron que les entregara yo mi cartera, mi teléfono y mi reloj y pues bueno, ya se llevaron eso", contó el galeno mientras esperaba que le entregaran su auto.

Una vez que hizo el recuento de lo que le robaron, el automovilista dijo que lo más caro fue el susto y el vidrio de su automóvil.

A diferencia de García, que fue asaltado a plena luz del día, Adolfo Huerta se llevó la sorpresa al regresar por su auto que dejó estacionado en una calle en la Colonia Argentina Antigua, en Miguel Hidalgo, el 3 de noviembre.

"Lo dejé estacionado y cuando regresé ya estaba roto el vidrio trasero izquierdo, no me sacaron nada, pues no traía nada, lo dejé como a las ocho de la noche, regresé como en una hora, y ya estaba así", comentó el propietario de un Nissan Platina.

Como ellos dos, al menos otra decena de automovilistas dueños de distintas marcas de vehículos y modelos, habían sido víctimas de un cristalazo, desde automóviles tipo Gol o Renault Clío, hasta camionetas Honda CRV y BMW.

Sin embargo, ninguno de los entrevistados por REFORMA, formalizó su denuncia.

"Para qué iba yo a perder mi tiempo si no me iban a recuperar nada, ya me habían robado, ya no había nada qué hacer", comentó Julio, dueño de una camioneta Honda.

Los lugares del atraco son diversos, desde avenidas grandes como Observatorio, Circuito Interior y Constituyentes, o en calles pequeñas de colonias como la Agrícola Oriental, Narvarte Oriente, Portales o Mixcoac (Con información de Reforma).

Artículos relacionados