Comparte en:

Crece en jóvenes consumo de drogas

Redacción CUBO

El consumo de drogas ilegales entre adolescentes del País casi se duplicó en los últimos cinco años.

La población de 12 a 17 años que afirmó haber consumido cualquier tipo de estupefaciente ilegal pasó de 1.5 por ciento en 2011 a 2.9 por ciento en 2016.

Los datos son el resultado de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat) 2016-2017.

En el País se considera que es adicto a las drogas 0.6 por ciento de la población adolescente.

La mayoría de ellos consume mariguana, seguida de cocaína e inhalables, y en menor medida tranquilizantes.

De acuerdo con el sondeo implementado por Conadic y los institutos nacionales de Psiquiatría y de Salud Pública, en general, el consumo de drogas ilegales de todo tipo aumentó en el País en todas las edades 80 por ciento.

Y por género, mientras en los varones se registró un aumento de 69 por ciento, en mujeres se disparó a 175 por ciento.

La encuesta reporta, además, que Jalisco es la entidad con la prevalencia más alta de población de 12 a 65 años con consumo de drogas ilegales en el último año, con 4.9 por ciento, mientras que a nivel nacional la proporción fue de 2.7 por ciento.

De acuerdo con la encuesta, la mariguana es la droga ilegal de mayor uso en México.

La población de 12 a 17 años que afirmó haber consumido cannabis se duplicó, al pasar de 1.3 por ciento en 2011 a 2.6 por ciento en 2016.

En las adolescentes este consumo se triplicó en ese lapso al pasar de 0.6 por ciento a 2.1 por ciento, mientras que en los varones pasó de 2 a 3.1 por ciento.

La mayoría no percibe riesgo en su consumo, pues sólo 45.3 por ciento de los adolescentes consideró que es muy peligroso hacerlo, creencia que se generaliza entre los adultos.

“Los jóvenes creen que (la mariguana) es inocua por ser natural y tener propiedades medicinales. A estos factores se suma lo fácil que es el acceso a esta sustancia”, indicó María José Martínez, directora técnico-normativa del Conadic.

La alta disponibilidad, bajo costo, el que se permita su consumo en bajas cantidades y la difusión que se le ha dado por los debates para su legalización con fines médicos y lúdicos también contribuyen al incremento en el consumo, consideró.

Por lo que hace a la cocaína, según la encuesta, el consumo adolescente se mantuvo estable al pasar de 0.4 por ciento a 0.6 por ciento en estos cinco años.

Las drogas legales también son un grave problema entre los jóvenes.

La proporción de adolescentes que diario beben alcohol se disparó al pasar de 0.2 por ciento en 2011 a 2.6 por ciento en 2016.

En este lapso, la proporción de menores que confirmaron haber consumido alcohol en el último año casi se duplica, pues pasó de 4.3 por ciento a 8.3 por ciento (Con información de Reforma).

Artículos relacionados