Comparte en:

Al año en Edomex dejan sin evaluar a 75 por ciento de operadores del transporte público

Redacción CUBO

El 75 por ciento de los operadores del transporte público que prestan servicio en el Estado de México no son evaluados con exámenes toxicológicos o de alcoholemia, por falta de infraestructura y personal destinado por la Secretaría de Movilidad.

Osvaldo Martínez González, presidente de Agrupaciones de Taxistas Unidos del Estado de México (ATUEM), explicó que los exámenes toxicológicos para los operadores, actualmente sólo se requieren al momento en que se renueva la licencia de conducir.

“Es imposible que se evalúe a todos los operadores, porque sólo existe una unidad para atender a los choferes del valle de Toluca”, sostuvo el líder transportista en entrevista telefónica para este diario.

De acuerdo con datos de la Semov, en el Estado de México existe un padrón de 200 mil operadores del transporte público, que considera los de servicio urbano, suburbano y foráneo.

Sin embargo, de ese global, sólo el 25% es evaluado cada año, el resto no es sometido a los exámenes o capacitaciones obligadas.

Martínez González reveló que por día sólo se entregan 200 citas para renovar las licencias, y que es con el único trámite que el Gobierno estatal solicita la aplicación de evaluaciones toxicológicas y sicométricas a los choferes.

“Actualmente la única medida fuerte que hay para medir el perfil de los operadores es la solicitud de una carta de antecedentes no penales, cuando sacan su licencia”, aseguró el presidente de ATUEM.

Según los cálculos, considerando las 200 citas que se entregan a diario, al año sólo se someten a las evaluaciones un total de 40 mil choferes, mientras que 160 mil quedan sin revisión.

Odilón López Nava, delegado de la Cámara Nacional del Autotransporte Pasaje y Turismo (Canapat), reveló que no existe un control interno sobre los operadores por parte de las líneas urbanas, derivado a que un alto porcentaje son contratados en la informalidad y se pasan de una empresa a otra.

“Los operadores ante la demanda laboral que se tiene, andan de empresa en empresa, como chapulines y el gremio está sometido al operador”, dijo López Nava en entrevista telefónica para este diario.

La Canapat adhiere 35 líneas tanto urbanas como foráneas y cuenta con una plantilla de 8 mil operadores, informó el delegado

Toluca, México.- El 75 por ciento de los operadores del transporte público que prestan servicio en el Estado de México no son evaluados con exámenes toxicológicos o de alcoholemia, por falta de infraestructura y personal destinado por la Secretaría de Movilidad.

Osvaldo Martínez González, presidente de Agrupaciones de Taxistas Unidos del Estado de México (ATUEM), explicó que los exámenes toxicológicos para los operadores, actualmente sólo se requieren al momento en que se renueva la licencia de conducir.

“Es imposible que se evalúe a todos los operadores, porque sólo existe una unidad para atender a los choferes del valle de Toluca”, sostuvo el líder transportista en entrevista telefónica para este diario.

De acuerdo con datos de la Semov, en el Estado de México existe un padrón de 200 mil operadores del transporte público, que considera los de servicio urbano, suburbano y foráneo.

Sin embargo, de ese global, sólo el 25% es evaluado cada año, el resto no es sometido a los exámenes o capacitaciones obligadas.

Martínez González reveló que por día sólo se entregan 200 citas para renovar las licencias, y que es con el único trámite que el Gobierno estatal solicita la aplicación de evaluaciones toxicológicas y sicométricas a los choferes.

“Actualmente la única medida fuerte que hay para medir el perfil de los operadores es la solicitud de una carta de antecedentes no penales, cuando sacan su licencia”, aseguró el presidente de ATUEM.

Según los cálculos, considerando las 200 citas que se entregan a diario, al año sólo se someten a las evaluaciones un total de 40 mil choferes, mientras que 160 mil quedan sin revisión.

Odilón López Nava, delegado de la Cámara Nacional del Autotransporte Pasaje y Turismo (Canapat), reveló que no existe un control interno sobre los operadores por parte de las líneas urbanas, derivado a que un alto porcentaje son contratados en la informalidad y se pasan de una empresa a otra.

“Los operadores ante la demanda laboral que se tiene, andan de empresa en empresa, como chapulines y el gremio está sometido al operador”, dijo López Nava en entrevista telefónica para este diario.

La Canapat adhiere 35 líneas tanto urbanas como foráneas y cuenta con una plantilla de 8 mil operadores, informó el delegado (Con información de El Sol de Toluca). 

Artículos relacionados