Comparte en:

Escapó de psiquiátrico atacante de Texas

Redacción CUBO

El atacante que mató a 26 personas en una iglesia de Texas escapó de un hospital psiquiátrico en 2012 mientras estaba en la Fuerza Aérea, según un informe policial, luego de amenazar de muerte a sus superiores e intentar introducir armas en su base.

La Policía atrapó al hombre, Devin Kelley, una estación de autobuses en el centro de El Paso, donde aparentemente planeaba huir después de escapar de Peak Behavioral Health Services, un hospital a unas millas de distancia en Santa Teresa, Nuevo México.

El atacante fue enviado allí después de ser acusado en un tribunal militar de agredir a su esposa y su hijastro, cargos a los que luego se declaró culpable.

El informe presentado por la Policía de El Paso señala que la persona que denunció la desaparición de Kelley del hospital les advirtió que sufría trastornos mentales y que amenazó de muerte a cadena militar de comando.

"(El hombre) era un peligro para él y para los demás, ya que ya había sido capturado escondiendo armas de fuego en la Base de la Fuerza Aérea Holloman ", agrega el reporte.

El informe policial fue publicado el martes por KPRC, una estación de televisión de Houston.

Más tarde ese año, Kelley se declaró culpable en un tribunal militar de repetidos asaltos a su esposa y su hijo, un niño pequeño, incluido uno que dejó al niño con una fractura de cráneo. Fue sentenciado a un año en una prisión de la Armada.

En una conferencia de prensa el martes, las autoridades dijeron que se habían topado con un obstáculo mientras trataban de entender qué motivó el ataque de Kelley en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs: no han podido desbloquear su teléfono celular.

Los agentes recuperaron el teléfono y lo enviaron a un laboratorio del FBI, para su examen.

"Desafortunadamente, en este momento, no podemos entrar en ese teléfono", dijo el martes Christopher H. Combs, agente especial a cargo de la oficina de FBI en San Antonio.

Se negó a decir la marca o modelo del teléfono, pues alentaría a otros delincuentes a obtener el mismo tipo de dispositivo para ocultar sus comunicaciones a las autoridades (Con información de NYT).

Artículos relacionados