Comparte en:

El tren del dinero... irregularidades del Gobierno federal y CdMx

Redacción CUBO

El Diablo 
La construcción del Tren Interurbano México-Toluca se convirtió en un convoy de dinero sin ruta fija.
La Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Gerardo Ruiz Esparza y la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México, comandada por Edgar Tungüi, están negadas a realizar las cosas bien.
La Auditoria a la Cuenta Pública 2016 les metió un revés a estos secretarios. No saben gastar, hicieron pagos indebidos en la construcción del Tren Interubano, que ha tenido varias modificaciones en trazo y obra para lograr llegar al Metro Observatorio. 
Todo huele a corrupción. La Auditoria Superior de la Federación revela que hay pagos indebidos por mil 775 millones 319 mil pesos.
En general se trata de sobre precios, pagos de gastos recuperables, irregularidades administrativas y, sobre todo, la incorrecta integración del análisis del costo de financiamiento. Nada más.  
“… se concluye que, en términos generales la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Gobierno de la Ciudad de México no cumplieron con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia”.
En total se revisaron 424 conceptos de ejecución y supervisión de las obras, de una muestra auditada de 3 mil 660 millones 711.9 mil pesos.
En particular destaca un rubro: 964.3 millones de pesos por la incorrecta integración del análisis del costo de financiamiento.
Quiere decir que las dependencias que encabezan Ruiz Esparza y Tungüi de plano no han logrado proyectar aspectos administrativos básicos.
Además se encontraron otros mil 532 millones de pesos entregados al gobierno de Miguel Ángel Mancera para la construcción de un tramo del proyecto, pero que no comprobó haber devengado o reintegrado a la Tesorería de la Federación.
Hay irregularidades como los 117 millones 151 mil pesos pagados a una proyectista por adecuaciones de la obra, pero sin verificar que fuera esa empresa la que realizó originalmente el trabajo.
Si con eso no fuera poco, la Auditoría también determinó pendientes por mil 102 millones 291 mil pesos por la falta de liberación del derecho de vía.
Obviamente la dependencia de Ruiz Esparza se lava las manos, dice que el resultado de la auditoria no es firme ni definitivo.
Parece que Ruiz Esparza solamente sabe ser flamante adulador del Presidente Enrique Peña, al grado de engañarlo en decirle que obras como el Paso Exprés a Cuernavaca estaba bien hecho.
En tanto, el gobierno de Mancera también se desentiende. Como siempre, los secretarios capitalinos nunca hacen nada mal, pero eso solo es ante sus propios ojos.
La administración local asegura que regresó el recurso observado por mil 532 millones. Es decir, lo tuvieron pero no lograron gastarlo.
Explican que la Secretaría de Obras y Servicios recibió mil 900 millones de pesos en 2016, poro solo ejercieron 367 millones 943 mil 602 pesos, por ajustarse al calendario de construcción, según una carta enviada al diario REFORMA.
Y el resto no se ejerció, pues la asignación se realizó el 23 de noviembre de 2016, sin tiempo para diseñar nada.
Como sea, el Tren Interurbano es una convoy de dinero sin ruta fija, que difícilmente será abierto el próximo año, pues existen otras observaciones fuera el tema de auditoria.
Senadores del PAN hicieron un hallazgo. Hablan de fraude fiscal y encarecimiento de 200 por ciento en el proyecto.
La estimación de 21 mil 504 millones de pesos en 2014 pasó, sin más, a 59 mil 216 millones de pesos, según el el Proyecto del Presupuesto de Egresos del 2018.
Obviamente piden explicación de esos incrementos.
Y ni hablar de la compra de trenes a CAF. Esa es otra historia. Se trata de la misma empresa que renta los tres a la Ciudad México para la desaseada, irregular y mal hecha Línea 12 del Metro, que de cinco años de inaugurada lleva 23 meses cerrada en su tramo elevado debido a fallas y hasta por el sismo del 19 de septiembre.
Así las cosas con la obra a cargo de Ruiz Esparza y Tungüi, en su parte capitalina.

 

Enviado desde mi iPhone

Artículos relacionados