Comparte en:

Privatizar el transporte público con ganancias para... ¿?

Por Tina Romero Rosas @Ti_Modotti

Parte III y última

La Ciudad de México se ha distinguido por ser la vanguardia en el transporte público, habría que comparar con otros estados donde este servicio es caro, deficiente y en su totalidad están concesionados a privados. Sin embargo, de unos años al presente se ha librado una lucha entre los usuarios y el gobierno de la Ciudad de México que lentamente ha abandonado el transporte público para dejarlo en manos de privados. 

A privatizar el transporte público…también

Al final de la década de los ochentas el Gobierno Federal otorgaba una cantidad considerable para el mantenimiento y operación del Metro, acción que decayó a partir del año 1997 cuando el régimen priista dejó de gobernar la capital del país y entró la izquierda institucional a la Jefatura de Gobierno. 

Ante esta nueva conjugación partidista en el extinto Distrito Federal, en el año de 1999 Joel Ortega quien presidía la Secretaría de Transportes y Vialidad abrió las puertas a los privados para que efectuaran tareas que le correspondían al Gobierno de la Ciudad. 

Como secretario, Ortega esbozó las limitaciones  a las que se enfrentó el Gobierno, por lo que instó a que debía haber una participación responsable y compartida con el Gobierno del Estado de México, pero tal gobierno no se sumó a los esfuerzos. 

Así, el inicio de la privatización del servicio comenzó con el Sistema de Transporte Colectivo Metro, cuando Joel Ortega aceptó que se otorgara a manos privadas el mantenimiento de equipo rodante e instalaciones fijas, con la finalidad de que existiera una disminución de entre 10 y 15 % en la erogación por parte del gobierno. 

Una muestra más de la baja en el subsidio que ha sufrido el Metro se dio el 13 de diciembre de 2013, cuando entró en vigor la nueva tarifa de pago por boleto de 5 pesos, con ello estimó el gobierno de la Ciudad que obtendrían 3,000 millones de pesos que serían destinados a la infraestructura y mantenimiento de otras líneas de transporte. 

Para 2016 la historia no fue distinta, el presidente de Morena en la Ciudad de México, Martí Batres denunció que el gobierno de Miguel Ángel Mancera no ha impulsado el transporte público, y  muy por el contrario ha obstaculizado el camino al Trolebús y a la Red de Transporte de Pasajeros, además de dejar en el abandono al Metro. 

También, los diputados de Morena, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera y Felipe Félix de la Cruz Ménez en noviembre del año pasado señalaron a Mancera por negarsea otorgar los recursos requeridos al Metro y abandonar el Sistema de Transporte Eléctrico poniéndolo en el camino de la privatización. 

Como vemos el desmantelamiento de los servicios públicos(agua, espacios públicos y trasporte) es una acción paulatinacon miras a concretar a futuro, y que no se presenta con unsólo partido político. Por ello es necesario tener claro que los servicios públicos son derechos ganados por generaciones atrás que confrontaron y se los arrebataron al Estado. Ante este escenario privatizador, debemos informarnos y sumarnos a los ciudadanos ya organizados, porque son bastiones a defender en el presente. 

Artículos relacionados