Comparte en:

El lastre de la CdMx se llama Miguel Mancera

Carlos Candelaria @Candelaria_ _ _

Está claro que la Asamblea Legislativa sirve para defender los intereses de los ciudadanos y no para imponer leyes en contra de los mismos, en teoría esto debería ser así, sin embargo, en estos momentos el órgano legislativo de esta ciudad, sigue cooptado por la corrupción.

No reconozco la mesa directiva que “lleva los trabajos legislativos en estos momentos, los legisladores debemos velar por los intereses de los ciudadanos, ellos nos pusieron ahí y esa parte se les olvida a quienes intentan echar para adelante leyes que dejan fuera el beneficio social.

Por ejemplo, a la Ley de Reconstrucción de la Ciudad de México, se le deben hacer modificaciones para que en realidad ayuden a las personas que fueron afectadas por el terremoto del 19 de septiembre, si no se hacen y aprobamos la Ley como la presentaron, automáticamente los damnificados se convertirán en deudores.  

Otro tema que es preocupante, es la Ley de Protección de Datos Personales, en ella se permite que el estado y sus fuerzas tengan acceso a datos personales, sin consentimiento de los ciudadanos, lo cual pone en riesgo a activistas políticos, personas defensoras de derechos humanos y periodistas, en primera línea.

Una más, la Ley de Sustentabilidad Hídrica que las comisiones unidas de la ALDF aprobaron el dictamen, deja aristas cuestionables para el beneficio social. Recordemos que el suministro a este líquido vital es un derecho humano, que con esta Ley es transgredido completamente, al momento en que quieren privatizarla al 100 por ciento.

El gobierno de Miguel Ángel Mancera manipula la Asamblea Legislativa. Este órgano legislativo dejó de ser autónomo y se postra ante las decisiones del jefe de gobierno, quien hace negocios a más no poder a costa del beneficio social.

Mancera Espinosa no puede caminar por las calles de esta ciudad, eso el lo sabe, sin embargo, sigue obnubilado por los dicho de quienes lo rodean, que sólo se encargan de enaltecerlo, aún cuando la ciudad se caiga a pedazos.

Desde un principio de su administración, negoció con el Partido Revolucionario Institucional, para desestabilizar al Partido de la Revolución Democrática, PRD y abrir espacio al PRI.

Todavía en estos momentos existen rasgos de esa estrategia, sin embargo Mancera Espinosa se desmorona y queda mal con sus aliados políticos.  Dejó de pelear por el aumento al salario mínimo y perdió una vez más. 

La partida se la ganó el Gobierno Federal, aún y con sus alianzas, Enrique Peña Nieto, le dio espaldarazo a su alfil. Obviamente la incapacidad operativa de Mancera Espinosa, está probada.

Mancera se precipita a quedar en el olvido. De algo debe estar orgulloso, es el peor gobernante que ha tenido esta ciudad. Ese es el legado que le dejará a sus hijos.   

¡Ups! Por cierto, Mancera pretende un nuevo negocio millonario con cámaras de seguridad. ¿Acaso cree que lo vamos a permitir?

Artículos relacionados