Comparte en:

Hay que enmendarle la plana a Meade

Marcos Marín Amezcua @marcosmarindice

Varias premisas nos dibujan al señor José Antonio Meade y al PRI. Por una hay la idea peregrina de que el señor es un independiente abanderando al PRI, y que por ello gobernará para todos y que eso lo califica como el mejor candidato. Lamentablemente así no opera el PRI. El PRI ve por él. 

Bueno, la primera premisa es muy relativa, el PRI opera para sí. Cuestiona la ambición de López Obrador de querer ser presidente a toda costa y la suya de quitar el requisito de pertenencia al partido para ser abanderado presidencial ¿no lo es?  ¿Y hacerlo para perpetuarse a como de lugar, recurriendo al “independiente” Meade?  la suya por perpetuarse no es ambición menor ni más sana y lo descalifica para cuestionar las ambiciones de los demás.

 

Meade es el abanderado priista y puede afirmarse que es el mejor acaso y según se mida,  pero con el peor partido. Abre los ojos: si ese partido no pudo tener un candidato propio porque no hay un priista presentable, pensar que con Meade se regenerará y no será corrupto el siguiente sexenio,  es iluso e irresponsable. Este país viene del circo actual que es el sexenio 2012-2018 priista y merece ya otro partido gobernando, porque los números no favorecen al PRI si obligadamente valoramos su desempeño. La inseguridad o la inflación, la corrupción y el endeudamiento externo lo descalifican. México le quedó grande al PRI. ¿Y qué responde? dice que lo bullean. Qué carencia de ideas y de proyecto. 

 

Que Meade tiene un gran currículum…dígaselo a los muertos, que ya superan en el sexenio priista a los del sexenio Calderón. 

 

Por otra parte, Meade ha dicho en un par de ocasiones que México le debe mucho al PRI. Bueno, en 70 años no haber hecho nada ya hubiera sido el colmo y la verdad es que no le debe nada. No le debemos nada. ¿Por? Porque el PRI se lo ha cobrado con creces, sintiéndose dueño de México, del erario y de la Historia y no lo es. Sus rateros ejemplos impunes, delincuentes ocupando gubernaturas, secretarias de estado y la presidencia por décadas nos recuerdan que no, que el señor Meade se ha equivocado y nada más iniciar, pues México no solo no le debe, sino que el PRI le sale debiendo. Y recuérdelo: decirlo no desprestigia al PRI, el PRI se desprestigia solo. Rechacemos que nos endilguen sus culpas.

 

México es más grande que el PRI y ha sido sin el PRI, a veces con el PRI y sobre todo, muy a pesar del PRI, y que no se le olvide al señor Meade o no nos vamos a entender. 

 

Artículos relacionados