Comparte en:

Un año más de enfrentar la pandemia del VIH/SIDA

Jaime López Vela @JAIMELOPEZVELA

Desde que se presentaron por primera vez los primeros casos de VIH/SIDA en 1983 en México, muchas cosas han ocurrido, transmitamos del estigma del cáncer rosa, a la atención integral por parte del gobierno al tratamiento universal gratuito para atender a quienes habían sido infectados por el virus, se detuvo así el número de decesos e inicio al mismo tiempo una mejor calidad de vida para quienes viven con esta condición de salud. La lucha por los derechos humanos logró  detener la estigmatización para señalar a la inversa como lo comunicaba ONUSIDA en voz del entonces director Michel Sidibé que la criminalización de las relaciones homosexuales era un impedimento real para enfrentar la pandemia en el mundo.

Hoy la situación es otra, el sistema de seguridad social nacional asegura el tratamiento antirretroviral oportuno para quien se realiza la prueba y comprueba que su estado es seronegativo, una persona que vive con el virus es atendida y en cambio cuando no lo hace oportunamente por vivir con esta enfermedad crónica, una enfermedad oportunista tan simple como una gripe puede derivar en una pulmonía que de manera fulminante acabe con su vida. Carlos Monsivaís en vida afirmaba que como consecuencia de la pandemia habíamos perdido dos generaciones de Hombres que tienen Sexo con Hombres (HSH) (entre los que están lo gays y bisexuales) pues en efecto, no todos quienes tienen prácticas sexuales con hombres se asumen como homosexuales y por ende no ven riesgo en las relaciones desprotegidas, son ellos, quienes están infectados en un 80% de acuerdo con el CENSIDA, los que han llevado al 20% de mujeres la infección.

El mismo organismo confirma que a diario durante los últimos años se infectan 33 personas diariamente, en su mayoría jóvenes de entre 15 a 24 años, además 37% de estos diagnósticos se atienden cuando las personas se encuentran en etapas avanzadas de la enfermedad, y aunque la expectativa de vida ha pasado de ocho años en 1985 a 55 años en la actualidad y de que hoy 141 mil personas se encuentran en tratamiento médicose estima un total de 220 mil viviendo con el virus, es decir, la diferencia no saben que se han infectado. Los muertos por esta causa se mantienen prácticamente estables mientras que en 2012 hubo 4 mil 974 personas por esta causa para el 2017 es de 4 mil 756 lo que representa 3.8% por lo que no se ha cumplido la meta de los objetivos del milenio de bajar la tasa de mortalidad al 3.5 por cien mil habitantes. 

Desde el inicio de la pandemia ha existido una disociación entre quienes pugnan por el derecho a la salud para quienes viven con esta condición de salud y entre quienes pugnamos por derechos de igualdad y no discriminación para las poblaciones afectadas bajo la premisa de ONUSIDA,  que permita salir del clóset y enfrentar con herramientas integrales a la pandemia, pues como lo llegó a señalar de igual manera el descubridor del virus Luc Montagnier la vacuna se encuentra en uno mismo, además de que pugnamos por implementar la no discriminación para personas LGBT.

En medio de esta lucha para enfrentar la pandemia del VIH/SIDA hoy conmemoramos la labor del Condomovil, una acción afirmativa emprendida por Polo Gómez hace ya 20 años, para llevar además de un condón a los confines del país, un mensaje de aliento para quienes además de vivir con el virus enfrentan todavía el estigma por parte de sectores de la sociedad que se empecinan en ver a ésta como el castigo que merecen quienes viven una orientación sexual e identidad de género distinta a la de las mayorías. Para él y su equipo de colaboradores todo nuestro reconocimiento y estima, deseando que su labor continúe por muchos años más. 

Falta por venir el tratamiento pre exposición gratuito para quienes forman parte de las poblaciones más afectadas, implementar la educación integral de la sexualidad y la liberación de las pruebas rápidas además de campañas más efectivas para evitar la discriminación por vivir por esta condición de salud y formar parte de los sectores en mayor situación de vulnerabilidad y afectados por la pandemia en México, y es justo a eso a lo que le apostamos. 


Artículos relacionados