Comparte en:

El actuar del Ejército #LeyDeSeguridadInterior

Por Tina Romero @Ti_Modotti

Cuando en el año 1940 terminó el sexenio del General Lázaro Cárdenas del Río se puso fin a la llegada de los militares al cargo presidencial, dando paso a los civiles para ostentarlo. Desde ese año los militares quedaron relegados y no accedieron más a un puesto público. Sin embargo, no dejaron de ser el brazo represor del Estado.

Ayer los partidos PRI, PVEM, PAN, PES y NA, le han dado al sector militar un poder que no tenían legalmente, sin embargo no quiere decir que no tuvieran poder en la esfera gubernamental, puesto que los militares han asumido tareas represivas y de contrainsurgencia desde hace décadas. En seguida algunos ejemplos.

Fueron los militares quienes irrumpieron en la casa de líder agrario Rubén Jaramillo y mataron a toda su familia el 23 de mayo de 1962, fue el ejercito que preparó militarmente al Batallón Olimpia que mató a estudiantes el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, fueron mandos altos del Ejército quienes entrenaron a los Halcones -grupo de choque- utilizado para matar estudiantes el 10 de junio de 1971, fue el ejército que arrasó con poblados del estado de Guerrero hasta tener la ubicación de Lucio Cabañas a quien mataronel 2 de diciembre de 1971, fueron los militares quienes torturaron, desaparecieron y asesinaron a miles de mexicanos en el periodo triste y sombrío llamado la ‘Guerra Sucia’, son los militares quienes han preparado a guardias blancas en los estados de Guerrero y Chiapas, matando campesino e indígenas, y desplazándolos de sus comunidades de origen desde hace décadas hasta hoy, fue una anciana de 73 años quien dijo a sus familiares “los soldados se me echaron encima” días después murió debido al abuso sexual que sufrió por parte de militares en la Sierra de Zongolica en Veracruz el 26 de febrero de 2007. 

Es éste mismo Ejército el que legitimó al gobierno de Felipe Calderón e incrementó las violaciones a los derechos humanos, y derramó la sangre de miles de mexicanos –llamados daños colaterales- en retenes militares, calles, centros de recuperación para drogadictos, cárceles, parques, casas particulares, entre otros. Es éste mismo Ejército el que ha sido congraciado por Enrique Peña Nieto para hacerse cargo de labores policiacas y así combatir la violencia en el país. Es decir, como con Calderón Peña Nieto aplica la fórmula: la violencia se combate con violencia.

Estos son los militares que nos brindarán seguridad y que los diputados decidieron dejar en las calles de todo el país, por lo anterior, es preocupante que la memoria histórica sea un concepto más de las Ciencias Sociales y en México la mayoría de la población sea desmemoriada. 

Artículos relacionados