Comparte en:

Manual para Entender a las Mujeres

Martín Klimek @mklimekalaye

En primer lugar permítanme decirles que yo soy la persona menos indicada para escribir esto ya que jamás, pero ni remotamente las he entendido. De hecho, de ahí me he agarrado para precisamente jamás perderles el interés y la curiosidad, debido a que en eso mismo radica  una de las partes más fascinantes de su belleza. 

Sin embargo,  a lo largo de muchos descalabros y tiempo, tanto míos  como del resto de mis congéneres masculinos,  he logrado obtener algunas pistas que jamás he aplicado, pero que hoy,  simplemente por necesidad de catarsis oalumbramiento divino,  necesito compartírselas.

En segundo lugar, le pediría a los machistas y feministas extremos,  y los que claman por la creación del andrógino humano, que inmediatamente dejen de leer esto, ya que el ver que realmente somos distintos, solo les acarreará un malestar que reforzará aún más su triste enfermedad y fijación.

Dicho lo anterior,  procederé a contar sin orden de importancia, las cosas que a lo largo de 40 años (desde la cuna hasta hace unos días en Chicago) he aprendido sobre ellas, pero que repito, salvo muy pocas que me siguen manteniendo a flotejamás he podido llevar a cabo, quizás probablemente, por el auto sabotaje intencional de seguir obteniendo el placer en la permanente búsqueda, aunque cada vez sea más cansado.

Así pues, si realmente quieres entender a una mujer, aplica sabiamente y al pie de la letra los siguientes consejos:

Entiende que cada una de ellas es totalmente diferente a la previa. También comprende que en esa complejidad habrá características particulares y repetibles de su propio géneroque por cultura general debes de saber. Basado en lo anterior, tendrás que tener la empatía para poder saber lo que piensan por el reflejo de su conducta. Estás condenado pues, a ser un detective de sus mensajes -tangibles e intangibles-, a lo cual muy pocos de nosotros nos tomamos el tiempo.

En la misma forma, estarás obligado a hacerles ver del porqué siendo tan bellas y únicas, tú eres su mejor opción, teniendo tantas otras. Así que más vale que tengas algún talento o gracia que les llame su atención, y no solamente eso, sino que las hagas sentir parte de tu unicidad, compartiéndosela permanentemente y haciéndoselaatractiva.

¿Acaso crees que son fortuitos los grandes edificios, guerras, viajes al espacio, pinturas y poesías?

No las presiones nunca ni las atosigues, Se un sabio lector de sus tiempos, de sus permanentes dudas. Probablemente, una de las cuestiones más difíciles para nosotros, hombres de arrebato, decisiones (buenas y malas) pasiones, iras y lucha, es tener la paciencia para saber aplicar esto. 

Aquí el consejo es que te integres con inteligenciasin perder tu poder de decisión y veto,  a la melodía de su mirada, letra, palabra y gestos, que gradualmente te irán llevando a ser el director de su caótica orquesta de sentimientos. También peléalas lo justo. Se aburren de los peleles. Jamás de te dejes doblegar sin razón.

Recuerda lo que decía Oscar Wilde: las mujeres permanentemente buscan sojuzgar al hombre, una vez que lo logran se aburren y se van.

No pares de observarlas, ya que de este método empírico obtendrás oro y mirra a raudales. Escúchalas, aunque nos cueste, escúchalas. Vuélvete por ellas el mejor amante y ámalas más a ellas que a ti mismo al momento de amarlas. 

Hazlas reíraunque no tengas ese talento, inténtalo. Lo valorarán.  Y Jamás de los jamasesles preguntes si te quieren –no seas patético- simplemente trabaja con paciencia todos y cada uno de los días de tu vida porque lo sientan, sin esperar nada a cambio…más que una bella mirada.

Para Luiza con Z

Artículos relacionados