Comparte en:

Tonalá: marinos abaten a Don Chelo durante tiroteo

Redacción CUBO

Marinos abatieron a José Luis Gutiérrez Valencia, “Don Chelo”, consuegro de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del cártel Jalisco Nueva Generación, tras un enfrentamiento en las inmediaciones de Tonalá, Jalisco, incidente en el que perdieron la vida un marino y un presunto delincuente más. 

Funcionarios del gobierno federal revelaron que el tiroteo se suscitó alrededor de las 3:15 horas de ayer, en el rancho La Esperanza, entre Zapotlanejo y Tonalá. 
MILENIO dio a conocer en mayo pasado que Don Chelo, quien también se hacía llamar Antonio Herrera Ochoa o José Luis Gutiérrez Barrera, El Ojo de Vidrio, El 77 y El Flaco, controlaba el penal de Puente Grande, Jalisco. 
Lo anterior se pudo conocer tras un video grabado durante una fiesta que organizó en la cárcel para celebrar su cumpleaños, festejo que fue amenizado por el grupo Los Bukanas de Culiacán. 
Don Chelo fue arrestado en enero de 2010 en Puerto Vallaría, bajo el nombre de Antonio Herrera, como integrante, en ese momento, del cártel de Sinaloa que dirige el capo Ismael El Mayo Zambada. 
Posteriormente, se pasó a Nueva Generación y se convirtió en el suegro de Rubén Oseguera, El Menchito, hijo de Nemesio Oseguera. 
El pasado 24 de noviembre, Don Chelo abandonó el reclusorio de Puente Grande, tras una condena por cohecho y portación de armas de fuego de uso exclusivo. 
Durante el tiempo que permaneció tras las rejas mantuvo el control económico del penal, a través de la venta de drogas y otros productos ilícitos que se comercializaban en el área para sentenciados. 
Antes de salir libre, Don Chelo interpuso un amparo contra cualquier orden de aprehensión librada local o federal. 
Un día después de la difusión del video, el entonces fiscal del estado, Jesús Eduardo Almaguer, dijo que la narcoñesta se realizó en 2013 con el permiso de quien entonces era jefe de custodios, Enrique Huerta, quien fue separado de su cargo el 21 de noviembre de ese año. 
Almaguer mencionó que Don Chelo tenía privilegios dentro del reclusorio, pero que le fueron retirados en 2015. 
Gutiérrez pudo ser identificado por sus huellas digitales; hasta el cierre de esta edición, las autoridades indagaban si el otro civil abatido era hijo de Don Chelo. 

Artículos relacionados