Comparte en:

Halitosis afecta a 80% de la población

Redacción CUBO

El doctor Jorge Francisco Moisés Hernández, jefe de servicio de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello del Hospital General de México Eduardo Liceaga, de la Secretaría de Salud (SS), comentó que la baj a autoestima, aislamiento, temor a enfrentar al público y obsesión, son algunas de las principales consecuencias de padecer halitosis, síntoma de enfermedades odontogénicas, gastrointestinales, bucofaríngeas, sinusitis, linfomas o neoplasias. 

Señaló que 80 por ciento de la población mexicana en algún momento de su vida ha presentado un episodio de halitosis, principalmente causado por problemas de caries. 
El especialista dijo que por lo regular, los seres humanos presentamos halitosis subjetiva al despertar, se trata de mal aliento producido por personas que al dormir respiran por la boca o por restos alimenticios que se quedan entre los dientes por las noches. 
La halitosis obj etiva se presenta cuando los interlocutores perciben mal aliento a una distancia mayor a un metro, en estos casos es fundamental acudir al médico, ya que puede tratarse de un problema de salud grave, sobre todo si se ha intentado combatir con buena higiene bucal y con uso de enjuagues o dentríficos. 
La fetidez del aliento se presenta en 20 por ciento de los casos de tumores oreofaríngeos y en patologías estomatológicas u otorrinolaringológicas. 
Moisés Hernández explicó que la gente difícilmente le dicen a otras personas que tienen mal aliento, y si lo hacen, se produce inseguridad en quienes presentan este problema, no quieren hablar y en muchas ocasiones se aislan. 
Ante esa situación, recomendó beber abundante agua para elevar la producción de saliva, sustancia que tiene un efecto benéfico en la flora bacteriana de la boca y contribuye a la disminución del mal aliento, cepillárselos dientes mínimo tres veces al día o después de cada comida principal, así como antes de dormir. 
Indicó que lo primero es identificar la causa, y mientras tanto, evitar el consumo de ajo, cebolla, tabaco, alcohol y café, así como usar enjuague bucal e hilo dental.

Artículos relacionados